Centro Histórico de Quito centro del tiempo, tiempo del centro

A partir de 1942 el CHQ (Centro Histórico de Quito) sufrió cambios funcionales, debido al plan ordenador formulado por Jones Odriozola el cual planteaba dividir la ciudad en dos, donde el CHQ fue considerado una centralidad administrativa separando el sur y el norte de la ciudad,  convirtiéndose en un lugar de transición.

Para los años 70´s, la calidad de vida que brindaba el CHQ fue perdiendo fuerza, generando  desplazamiento de los residentes a nuevos sectores para habitar, y a su vez migrantes del campo llegan a ocupar estas vacantes habitacionales para buscar nuevas oportunidades. En 1978 la UNESCO lo declara Patrimonio Cultural de la Humanidad, convirtiéndolo en un centro con gran potencial turístico.

Para la década de los 80´s el CHQ llegó a albergar 78mil personas, siendo esta época el momento con mayor cantidad de población residente. Actualmente habitan 35mil personas aproximadamente, lo cual pone en evidencia el principal problema dentro de CHQ: el déficit de población, evitando que actué como una pieza viva dentro de la ciudad.

Actualmente la movilidad en Quito se caracteriza por la conexión norte-sur de la ciudad, dejando en segundo plano la conexión oriente-occidente. La poca eficiencia del sistema de transporte público y la mala infraestructura vial, generan caos; además de convertir al CHQ en un lugar de paso dentro de la ciudad.

Como taller, se diseña un plan para rehabilitar el CHQ; repoblarlo, habitar el patrimonio, implementar tipologías de vivienda que se adapten a lo existente, y a las necesidades de los usuarios. Se plantea tomar acciones que logren una red de equipamientos en todo el territorio y no solo en el actual hipercentro que comprende la Plaza de la Independencia y alrededores. La movilidad se plantea a diferentes escalas y se peatonaliza, logrando accesibilidad a todos los barrios y conexión con la ciudad. La red verde promueve una concienciación social y ambiental que incorpora elementos naturales y potencia áreas verdes existentes. Se activan ejes principales de productividad los cuales serán fuentes de ingreso.

La vivienda es nuestro principal objetivo como taller, desarollando diferentes tipos de hábitats adaptándose a cada territorio.

Consolidación, consolida morfológicamente al barrio y propone espacios para actividades comunitarias, dando equilibrio entre los residentes y visitantes del barrio.

Convergencia, permeabiliza los muros existentes, liberando vacíos urbanos, en los cuales se introducen nuevas viviendas y comercio generando nuevas dinámicas entre el espacio público, comercio y vivienda.

Sutura, aprovecha intersticios en el Panecillo implementando vivienda y agricultura urbana, incorpora modelos participativos y movilidad universal además da prioridad al peatón.

Reconfiguración, introduce un modelo de vivienda social adaptándose al contexto, potencia la condición de ladera de San Juan y da una nueva oportunidad de accesibilidad al territorio, propiciando la igualdad de condiciones debido a su plan de movilidad efectiva.

La vivienda se propone como eje estructurante del CHQ, la cual mediante etapas de ejecución propone recuperar su capacidad total de población hasta el año 2030, logrando así, tener un Centro Histórico vivo perdurable.

Pin It on Pinterest

Share This