Conector Urbano Ecovía

Todos hemos tomado un bus en nuestras vidas. La dinámica de salir de la casa, caminar algunas cuadras hasta llegar a una calle principal por la cual alguna línea de buses circule y tomamos el que nos acerque más a nuestro destino.

Los que usamos el bus como principal medio de transporte, le dedicamos al mismo alrededor de una hora diaria, viéndose éstos tiempos prolongados por la forma urbana longitudinal de la ciudad y el mal hábito dentro de nuestra sociedad de estudias o trabajar sin pensar en la distancia como un factor relevante.

A pesar de los esfuerzos que se han hecho por parte del Cabildo, no se ha asumido mucha responsabilidad en cuanto al cómo llegamos a los buses, teniendo veredas sucias, demasiados cruces peatón-automóvil, paradas improvisadas, entre tantos otros defectos a los cuales ya nos hemos acostumbrado. Además, las estaciones se muestran incómodas, asemejándose más a galpones con kioscos que a un sitio de espera. Dentro de la tipología de “Terminal”, los aeropuertos son los que se muestran más completos en cuanto a servicios, debido al hecho de que se lo asume como un lugar de estancia más prolongada que la de una estación de transporte público, dando así una mejor infraestructura de servicios para la espera.

Dentro de la ciudad hay un punto focal determinante que es la Avenida Río Coca, potencializado por la salida del antiguo aeropuerto y la construcción del nuevo en Tababela. Dentro de esta avenida encontramos tres estaciones importantes (Estación Interparroquial, Estación Norte del Trolebús y Estación Norte de la Ecovía), varias hectáreas de terrenos baldíos, conexión directa con el nuevo proyecto del Parque del Lago y proyección de rutas hacia el este donde se ubicará el nuevo aeropuerto.

La propuesta urbana busca generar una malla que permita conectar a todos los puntos previamente definidos sin que las distintas formas de desplazarse se afecten entre ellas, por lo que la malla (que se asemeja a la forma en como los medios se conectan entre ellos) “flota”, se eleva por sobre nosotros y a la vez busca convertirse en una nueva “calle” en donde pueden pasar varias cosas.

Uno de los detalles más significativos en este punto es la bifurcación del concepto en dos partes, la urbana que resuelve el “cómo llegar” y la arquitectónica que trabaja el “cómo esperar”.

El proyecto urbano sin duda define la forma en sí de la propuesta, tipológicamente el resultado final es complejo ya que el conector urbano tiene algo de parque, algo de puente, algo de mirador y algo de vereda mientras que al ir ubicándose en los lugares de las estaciones (recordemos que la propuesta urbana abarca la Estación Interparroquial y la Estación de la Ecovía, aunque la última por su tamaño y desarrollo es la más importante) los escenarios hacen que no sea una estación nada más sino que tenga algo de centro cultural, algo de parque de juegos, algo de centro comercial o patio de comidas; todo dependiendo de los escenarios que se vayan armando los cuales pueden ser reemplazados y movidos continuamente.

La tectónica que se utiliza en el proyecto, tanto a nivel urbano como arquitectónico tiene la particularidad de ser elementos reutilizados; al tener ya propuesto un sistema que incentiva el uso de un mejor transporte público y a la vez toda una infraestructura vegetal que genera conciencia ecológica en los usuarios de la Ecovía y los vecinos del barrio en general, es indispensable trabajar sobre la mentalidad de la sociedad, dado que uno de los objetivos es reducir el uso del automóvil e incentivar el transporte público y dada la gran cantidad de deuda social que tienen las empresas de hidrocarburos que han devastado tanta naturaleza lo coherente es pensar en iniciar un proceso en el cuál empezamos a reutilizar toda la plataforma actual de extracción de petróleo hacia una nueva plataforma, amigable y útil la cual pasaría a ser una plataforma de conservación, no solo de la especie humana sino vegetal y animal de igual manera.

Existen actualmente en las rutas hacia el oriente del país varías hojalaterías en donde venden tubería de extracción petrolífera usada que quizás ya perdió ciertas condiciones necesarias para su uso técnico por lo que reducimos así el precio del material primario del proyecto, aunque la intención es conseguir todo este material como donación de partes de las empresas de extracción de Petróleo como parte de programas de responsabilidad social.

Por consiguiente, se arma con la tubería una gran red de apoyo estructural elevado con un sistema de pórtico en la mayoría de casos, en ciertos sectores donde existen condiciones particulares (como grandes luces) se utilizan cerchas habitables (de 2,50m de altura) igualmente hechas con el mismo material, tubería de acero. Por sobre la misma se ubican en lo que respecta a los circuitos un deck metálico, lo que nos permite tener un entrepiso de un espesor de 100mm al tener distancias entre apoyos de máximo 3m. Sobre el deck metálico se apoyan varios elementos (macetas, juegos infantiles, bancas, etc.)

El paisaje es un elemento integral en este proyecto y no solo como algo visual sino también como un condensador social. Se intenta recuperar la condición natural del lugar y su flora, actualmente tan cerca con el parque Metropolitano pero tan lejos por las barreras urbanas. Por tanto se inserta un espacio natural en un medio urbano, que eventualmente por su cercanía al parque y su similar vegetación atraerá a los colibríes y especies que se sienten actualmente arrinconadas, generando así un eje vegetal compuesto por el Parque Metropolitano, el proyecto en la Estación Ecovía y el futuro Parque del Lago. Para potencializar esta idea se colocan sobre los postes de luz actuales una serie de aviarios a los que la gente puede subir granos para que así, los pájaros también pasan a ser un usuario atraído por algo.   Con esto el límite tan marcado que actualmente hay entre la ciudad y la naturaleza se vuelve a difundir al igual que el programa urbano, proponiendo una vez más la idea de que la continuidad aumenta si los límites son difusos entre una y otra cosa.

La vegetación, según su posición en la malla incita al movimiento o a la quietud. Si la misma es baja, está paralela a nuestro movimiento y no tiene bancas no tiene ningún sentido permanecer ahí por lo que el circuito se convierte en un conector o acelerador. Si por el contrario hay árboles, está perpendicular a nosotros y hay bancas y bebederos de agua eso nos genera la intención de sentarnos y quedarnos ahí ya que el espacio resiste a nuestro movimiento.

A más de varios espacios verdes que se riegan a lo largo de la Avenida Río Coca a manera de parques o hasta pequeños bosques, hay varios aspectos de la propuesta paisajística que vale la pena resaltar. La reutilización de las cubiertas actuales como cubiertas vegetales, pero más que nada un circuito de agua que se arma a manera de acequias y que funciona como elemento deflector del sistema al no permitir ciertos cruces y genera espacios de agua como estanques o pequeñas lagunas, aumentando así la intensidad de la propuesta paisajística.

Pin It on Pinterest

Share This