CONJUNTO EDIFICIO SIMÓN BOLÍVAR Y TEATRO ATAHUALPA

Autor: arquitecto Sixto Durán Ballén
Ubicación: calles Venezuela 268 y Bolívar, esquina
Año: 1958
Punto de encuentro: Plaza Santo Domingo (puerta de ingreso iglesia)

Premio al Ornato Municipal en 1958

En el año de 1948 Sixto Durán Ballén funda la oficina ARQUIN con un enfoque en el trabajo interdisciplinario entre arquitectura e ingeniería. Allí trabajaron jóvenes profesionales como los hermanos Alfredo y Fabián León, Luis y Santiago Oleas, Oswaldo de la Torre, Boanerges Navarrete, Milton Barragán, entre otros.

A principios de la década de los 50, la firma diseñó y construyó varios edificios de función administrativa, comercial y recreativa entre los que se destacan tres obras paradigmáticas: el Guerrero Mora, el Brauer Gehin Hermanos y el Conjunto Edificio Simón Bolívar y Teatro Atahualpa ubicados en el Centro Histórico de Quito.

El Edificio Simón Bolívar y Teatro Atahualpa aparecen como un ejemplo del enfoque funcionalista de la época, testimonio de un lenguaje innovador como respuesta a “la forma sigue a la función” expresada por el movimiento moderno internacional.

El conjunto está formado por dos cuerpos principales que se relacionan entre sí a través de un volumen horizontal emplazado a línea de fábrica en planta baja y primera planta alta. Este basamento sigue la línea de alturas vecinas proyectando una continuidad a nivel urbano.

El volumen del teatro se retranquea ligeramente para generar una plazoleta que acogería a la gran afluencia de público. Este gesto se destaca por la ligera inclinación del plano de fachada y la generosa mampara de vidrio que le dan gran calidad espacial al foyer del teatro. El volumen remata en un vigoroso elemento apaisado caracterizado por el entramado de líneas verticales.

El cuerpo vertical o torre, emerge en cinco niveles por sobre el bloque horizontal, para conseguir equilibrio, orden y continuidad a la composición urbana del conjunto. La fachada del edificio Simón Bolívar es el resultado del entramado modular de elementos verticales donde un pequeño volado enmarca las grandes superficies vidriadas definidas por la ventanería de hierro. 

El uso mixto del edificio, cine, locales comerciales y oficinas administrativas, se organizan en ingresos independientes, al teatro por la calle Venezuela, y a las oficinas por la calle Bolívar. Ambos accesos confluyen en hall en forma de L que servía de salida de emergencia del teatro, éste fue eliminado posteriormente. Las plantas altas destinadas al uso administrativo y de oficinas, se disponen en planta libre con los servicios centralizados.

El arquitecto Durán Ballén logra aprovechar la diversidad de funciones requeridas y la ventajosa ubicación en una esquina muy importante del Centro Histórico de la ciudad, para generar un proyecto que se ha convertido en un referente urbano y en un ejemplo de la corriente de estilo internacional en Quito.

Pin It on Pinterest

Share This