EDIFICIO GUERRERO MORA

Autor: Sixto Durán Ballén / ARQUIN
Ubicación: calles Chile y Guayaquil
Año: 1951 / 1954 – 1955
RECORRIDO ARQUITECTÓNICO – Punto de encuentro: Plaza Santo Domingo (puerta de ingreso iglesia)
RECORRIDO URBANO – Punto de encuentro: Plaza Grande (monumento  a la Independencia)

El arquitecto Sixto Durán Ballén, ex presidente de la República del Ecuador, fue sin duda uno de los pioneros de la arquitectura moderna en el país. En la década de los cuarenta cursó sus estudios en Estados Unidos en la Universidad de Columbia N.Y. donde tuvo, entre otras, la oportunidad de conocer al maestro Mies Van Der Rohe, y de aprender de los puntos básicos de la arquitectura moderna enunciados por Le Corbusier.

Durante su ejercicio profesional proyectó varios edificios modernos en el Centro Histórico de Quito antes de que éste fuera declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad en el año de 1978, hecho que promulgó la ordenanza de protección de sus inmuebles. En sus proyectos introduce un nuevo lenguaje racionalista con una concepción estética sin ornamentos acorde a los principios de la arquitectura de vanguardia de la época.

Entre las obras más destacadas se encuentra el edificio Guerrero Mora ubicado en la esquina de las calles Chile y Guayaquil, frente a la iglesia y convento de San Agustín., ejemplo importante de la arquitectura colonial quiteña. La propuesta volumétrica compuesta por un bloque vertical de cinco pisos y un basamento horizontal, responde a la tipología torre-plataforma, característica de la arquitectura de estilo internacional. El basamento consigue una composición equilibrada que sigue la línea de fábrica de la calle Chile adaptándose a la escala del entorno mientras que el volumen alto, retrocede para no obstaculizar la vista a la torre del Conjunto Agustiniano.

La planta baja comercial completamente vidriada está protegida por un voladizo del volumen horizontal sólido y cerrado que, además de generar sombra, crea un espacio de circulación a manera de portal. Un pasaje rodea al edificio en los retiros posteriores acentuando las dinámicas sobre el espacio público.

Desde la calle Guayaquil se observa una fachada profunda con elementos de mampostería y losas voladas que protegen del sol, permitiendo tener una superficie completamente vidriada que aprovecha la vista de la plaza y del imponente edificio colonial. En la calle Chile, se opta por una composición horizontal con ventanas corridas que hacen referencia a la arquitectura corbusierana.

El Guerrero Mora es un edificio pionero de la arquitectura moderna desde el punto de vista estructural, constructivo y estético que introdujo un nuevo lenguaje de materiales y técnicas constructivas adaptadas armoniosamente al contexto. Actualmente mantiene su función original activando de manera significativa el sector de su emplazamiento.

Pin It on Pinterest

Share This