EX INSTITUTO NACIONAL DE LA NIÑEZ Y LA FAMILIA (INNFA)

Antiguo Banco de Préstamos
Autor: arquitecto Ramiro Pérez
Ubicación: calle Venezuela, entre Sucre y Espejo
Año: 1962
RECORRIDO ARQUITECTÓNICO – Punto de encuentro: Plaza Grande (escaleras de la Catedral)
RECORRIDO URBANO – Punto de encuentro: Plaza Santo Domingo (puerta de ingreso iglesia)

Premio al Ornato Municipal en 1965

La década de los sesenta se caracterizó por las innovadoras propuestas de los primeros arquitectos graduados en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Quito. Ramiro Pérez fue un  actor importante que inició sus estudios en dicha escuela y los culminó en México donde obtuvo su título de posgrado en 1959.

A su retorno al país en 1960, las tendencias de la arquitectura internacional continuaban siendo aceptadas y aplicadas en el diseño de edificios administrativos tanto públicos como privados. La tipología bancaria logró aplicar nuevas tecnologías de funcionamiento acorde a la complejidad de las relaciones financieras internacionales. Una muestra ejemplar de ello son los edificios del Banco Central (1958) y el Banco de Préstamos diseñados por Pérez.

Cuando se construyó el Banco de Préstamos aún no existían las normas de preservación urbana para el Centro Histórico de Quito por lo que su diseño vanguardista causó gran polémica. El edificio muestra un lenguaje moderno que supo integrarse de manera continua y respetuosa al contexto urbano.  Su carácter poli funcional innovador divide la zona pública de la privada. Un gran hall público a doble altura logra juntar actividades administrativas y de comercio que complementan a las del Pasaje Amador y permite su continuidad espacial.

En la fachada de la calle Venezuela, destaca la rítmica composición que utiliza varios códigos expresivos dependiendo de la función que acoge. La planta baja está conformada por una combinación de planos vidriados y superficies de mármol verde. El mezzanine aparece como un volumen horizontal ciego con elementos verticales que buscan integrarse a la línea de ventanas de los edificios aledaños. El tercer bloque, que corresponde al segundo piso alto, se retranquea 3m de la línea de fábrica generando una terraza accesible desde las oficinas. El volumen que conforma la torre mantiene el retranqueo evitando adosarse a los edificios contiguos, su condición en altura se refuerza por la línea de la losa y los planos en forma de “U” que envuelven la fachada vidriada tratada como courtain wall. Un elemento opaco que vuelva 85 centímetros remata el edificio.

La estructura puntual utilizada, conformada por columnas de hormigón armado y losas, permitió manejar recursos modernos como la planta libre, voladizos, terraza verde, vanos vidriados, entre otros. Elementos que enriquecen la dinámica en la composición. Destaca la presencia de un mural de piedra del escultor Jaime Andrade Moscoso, así como ciertos detalles que denotan la influencia de la arquitectura mexicana en el autor.

Pin It on Pinterest

Share This