HOSPITAL DEL DÍA CENTRAL QUITO

Antigua Caja de Pensiones
Autor: arquitecto – ingeniero Giovanni Rota
Ubicación: calles Flores, entre Mejía y Olmedo
Año: 1949 – 1953
RECORRIDO ARQUITECTÓNICO – Punto de encuentro: Plaza Huerto San Agustín
RECORRIDO URBANO – Punto de encuentro: Plaza Grande (monumento  a la Independencia)

Premio al Ornato Municipal en 1953

El edificio donde hoy funciona el Dispensario Central del IESS fue construido por el arquitecto-ingeniero Giovanni Rota, italiano que junto con otros artistas y profesionales europeos migraron al país durante la segunda guerra mundial. Su formación técnica y funcionalista lo llevó a proyectar uno de los edificios públicos más representativos del Centro Histórico de Quito.

La obra está ubicada junto a la edificación esquinera de estilo neocolonial de autoría del arquitecto Alfonso Calderón Moreno conocida como Monte de Piedad.

Constituye un ejemplo de arquitectura moderna por la introducción de elementos que facilitan la organización funcional. Entre ellos los dos núcleos de circulación vertical que marcan un ingreso para el público y otro para los empleados, el subsuelo para servicios y estacionamientos, y las plantas altas libres gracias al planteamiento estructural de pórticos de hormigón.

El arquitecto Rota se destacó por su interés en los procesos constructivos y en evidenciar la estructura de los edificios. El proyecto muestra gran preocupación por el detalle, además de la introducción de elementos como los antepechos de ladrillo de vidrio, material usado por primera vez en la ciudad, quiebra soles verticales, etc.

Desde la calle  se puede observar el equilibrio conseguido en la fachada compuesta por un zócalo de piedra almohadillada, elementos verticales en el cuerpo principal, y la cornisa de hormigón como remate del volumen, que en conjunto exhibe una imagen sobria e institucional.

El edificio se destaca por el trabajo en piedra tallada en forma de punta de diamante elaborado como un detalle moderno reinterpretado de la fachada de la Iglesia de San Francisco, y por la acertada incorporación de la obra del reconocido escultor ecuatoriano Jaime Andrade Moscoso que realizó el trabajo de esculpido en piedra del nombre del edificio y el diseño en trama romboidal de las puertas de hierro y bronce, proyectando un aporte visual extraordinario a la calle Flores.

La composición de la fachada consigue equilibrio por medio de un zócalo de piedra almohadillada, reinterpretación moderna de la fachada de la Iglesia de San Francisco. Se incorpora además, elementos verticales en el cuerpo principal y una cornisa de hormigón como remate del volumen, que en conjunto exhibe una imagen sobria e institucional.  El diseño en trama romboidal de las puertas de hierro y bronce, y el nombre de la institución esculpida en piedra por el reconocido artista ecuatoriano Jaime Andrade Moscoso proyectan un aporte visual extraordinario a la calle Flores.

Pin It on Pinterest

Share This