Intervención urbano arquitectónico en Centro Histórico

El solar se encuentra emplazado en el casco del centro histórico de la ciudad de Cuenca, el cual se caracteriza por estar en la cuadra más importante de la ciudad por albergar la Catedral Nueva, el Seminario San Luis y la Calle Santa Ana, calle que existió desde los Cañaris. De la historia se sabe que este solar perteneció al fundador de la ciudad y que después contó con la presencia de la Capilla Jesuita, la cual se desplomó por un sismo dejando pocos testigos ocultos.

Este manzano se caracteriza por un alto valor histórico-cultural, además de que se encuentra próximo a la Plaza Central. Después de un  análisis histórico y de valoración de las edificaciones mediante la matriz de Nara, se decidió derrocar el edificio de la boutique Hudson, por su impacto negativo al entorno: obstaculiza visuales hacia la Catedral Nueva y al Seminario,  no mantiene relaciones con el entorno,  para lo cual el proyecto prevé liberar visuales y espacio.

Después de un estudio histórico, se planteó en el proyecto la consolidación de la esquina, que ayuda a comprender mejor la traza de la ciudad, mediante dos volúmenes dispuestos en forma de “L”, decisión heredada de la historia, que al mismo tiempo permite contar con tramos consolidados, además nace la  idea de recuperar el antiguo atrio de la Capilla de la Compañía de Jesús, generando en el interior un patio urbano, como organizador de espacio y punto de confluencia.

Para la definición del  programa acorde al lugar y autosustentable se aplicó la valoración por multi-criterio, y se decidió implantar un espacio cultural, destinado a promover el turismo, para lo cual se implementó en los pabellones un centro artesanal, destinado netamente a las actividades típicas de la ciudad, que son un aporte a la identidad: la forja, la joyería, textilería, alfarería, ebanistería entre otras.

La rehabilitación de la Calle Santa Ana, con locales comerciales que potencialicen su uso, una cafetería/librería y un pequeño bar son usos que se complementan con estos espacios culturales en donde la música, las danzas y las exposiciones museográficas podrán tener lugar y garantizarán espacios vivos durante el transcurrir del día.

Un criterio que se retomó en el diseño  es la reinterpretación de los portales circundantes al manzano, creando una galería, vínculo entre lo público y lo privado, espacio versátil en donde el artista o el artesano pueden tomar cabida.

El proyecto busca mejorar la calidad de vida de los pobladores del centro histórico de la ciudad, mediante la generación de espacios públicos con usos efímeros y permanentes que desarrollen una dinámica social que dote de vida a estos espacios durante el día y la noche.

Por otra parte se busca rescatar las actividades culturales y las tradiciones de la ciudad para aportar a su identidad. Además se aspira que los ciudadanos conozcan la Calle Santa Ana, la cual en la actualidad se encuentra clausurada en el olvido, rescatar la historia de cada rincón,  de tal manera que se aporte al patrimonio de la ciudad.

Pin It on Pinterest

Share This