PALACIO MUNICIPAL

Casa Municipal
Autores: arquitectos Diego Banderas Vela y Juan Espinosa Páez
Ubicación: calle Venezuela, entre Espejo y Chile
Año: 1964 – 1973
Punto de encuentro: Plaza Grande (monumento a la Independencia)

Premio al Ornato Municipal en 1977

La Plaza Grande de Quito es un espacio emblemático en el corazón de la ciudad.  Está limitada en sus cuatro lados por los edificios símbolo de las instituciones de poder: el gobierno nacional, la catedral, el arzobispado y el palacio municipal con expresiones arquitectónicas pertenecientes a distintos estilos y épocas.

Existe el registro de varias edificaciones en el solar oriental de la plaza. Para 1538 estuvo ocupado por las casas del Cabildo hechas de abode y paja. El siguiente registro data de una pintura del siglo XVII que muestra una fachada ecléctica derrocada a finales de ese siglo. Posteriormente una fotografía de 1898 muestra el edificio neoclásico que lo reemplazó. A inicios del siglo XX este fue remodelado por el arquitecto portugués Raúl María Pereira y el escultor Cerlo Libero Valente.

En 1960 se convoca a un concurso en el que Oswaldo Muñoz Mariño obtuvo el primer premio. Sin embargo, el proyecto no se concreta debido a consideraciones económicas y posiciones contrapuestas. Ese año se derroca la edificación existente y el terreno queda libre. Finalmente, en el año de 1964, Diego Banderas Vela y Juan Espinoza Páez proyectan el actual Palacio Municipal que fue concluido en 1973 durante la alcaldía de Sixto Durán Ballén.

El proyecto es una respuesta coherente con el sitio histórico y con el momento arquitectónico en el que se diseña, convirtiéndolo en un elemento integrador del paisaje urbano. La reinterpretación del portal republicano vincula y da continuidad al resto de edificios que consolidan la plaza. Incorpora además el uso del patio que conecta visualmente y a nivel peatonal, a la Plaza Chica o plazoleta González Suárez, con la Plaza Grande.

El conjunto utiliza elementos arquitectónicos tradicionales reinterpretados en un lenguaje moderno como la relación y ritmo de los muros lisos y vanos profundos, la cubierta inclinada de teja, la combinación de hormigón con la madera, entre otras. Las obras de artistas ecuatorianos, como las pinturas Endara Crow y los murales de Jaime Andrade Moscoso y Eduardo Vega, aportan identidad al edificio.

La obra contemporánea manifiesta una arquitectura respetuosa y sincera que se adapta al trazado urbano, mientras prolonga visualmente la plaza a través de planos transparentes hacia el gran hall interior con la intención de expresar una casa abierta a los ciudadanos.

 

Pin It on Pinterest

Share This