Piscinas del Yavirac

Construidas en 1924 por la municipalidad de Quito, las lavanderías formaban parte de un complejo vecinal que brindaba servicios de piscinas y lavanderías. Con el tiempo y la canalización del agua fue perdiendo su uso hasta que parte del conjunto, las piscinas, fueron destinadas para la construcción del Instituto Tecnológico, Turístico y Patrimonial, mientras que las lavanderías fueron olvidadas y parte de su conjunto adquirió la función de basurero llenándose de maleza y suciedad. La otra parte de las lavanderías fueron a penas rescatadas y se las utiliza con menor frecuencia.

Están ubicadas entre las calles Pascuales y Manuel Villavicencio, a una cuadra y muchas gradas del boulevard 24 de mayo.

Por el tiempo de 1900 este complejo era parte de la Quinta Yavirac, constaba de invernaderos para el estudio de plantas amazónicas. Su dueño, Manuel Villavicencio, era un hombre interesado en botánica y geografía. Decide ceder parte de su quinta para la construcción del equipamiento.

El complejo vecinal daba oportunidad a conversaciones y conocimiento de la vida y obra de sus usuarios.

Por estas razones se propone recuperar las piscinas que originalmente existieron, promoviendo al reencuentro vecinal, que posiblemente dará como resultado un proceso de mejoramiento.

Las intenciones son claras. El espacio está formado por terrazas y una casa de cubierta inclinada. Se quiere conservar esta condición. ¿Cómo es posible conservar esta condición? Inundando las terrazas que sean necesarias y enterrándose.

El proyecto propone un recorrido e integra al exterior hacia un espacio verde y público, de aquí no hay donde perderse, la única opción es bajar las gradas e ir descubriendo un lugar que espera.

Se aprovecha la vocación de y reforesta el poco espacio no construido, la naturaleza se va integrando en los distintos espacios, el agua es siempre un acompañante que te lleva a las profundidades que solo en ella esconde.

Pin It on Pinterest

Share This