Seleccionar página

Empezó la Bienal Panamericana de Quito (BAQ), evento que ya cuenta con 23 ediciones ininterrumpidas. Bajo el título “Inflexiones. Volver a ver”, este año plantea una reflexión contemporánea sobre la capacidad de innovación y adaptación de la arquitectura a las transiciones y a las crisis.

El acto protocolario marcó la inauguración oficial y se realizó en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, escenario que por tradición acoge a este importante encuentro de estudiantes y profesionales de la arquitectura en el continente.

La Arq. María Samaniego, actual presidente del Colegio de Arquitectos de Pichincha (CAE-P), compartió su emoción con todos los presentes por retomar la modalidad presencial después de los años de distanciamiento, debido a la pandemia.  Además, reconoció el significativo papel de la BAQ como cita académica y cultural.

“Creo que es indiscutible el aporte de la Bienal de Quito en el ámbito académico y profesional. Y también es evidente el aporte a la cultura del país: un evento de alrededor de 1500 personas, entre asistentes, invitados, organizadores y proveedores, que genera otras dinámicas y mueve, sin lugar a duda, otros sectores como el cultural y el turístico”, manifestó.

Por su parte, la Arq. Yadhira Álvarez – presidente de la BAQ – aprovechó su discurso de apertura para destacar el objetivo principal del evento, el cual es fomentar la calidad de la práctica arquitectónica y la reflexión disciplinar, de tal manera que se prolongue a audiencias más amplias, interesadas en acercarse a las ideas y principios sobre los que se constituye su entorno construido.

“En esta edición, proponemos abordar el debate sobre la forma en la que las inflexiones, como la vivida recientemente a nivel global, pueden afectar la forma de usar y producir los espacios, inflexiones que nos interpelan sobre la manera en la que debemos abordar estos retos desde nuestro hacer profesional”, expresó.

Sobre el escenario, acompañando a las arquitectas, también estuvieron importantes personalidades que apoyan y respaldan esta iniciativa. José Andrés López,  viceministro de Desarrollo Urbano y Vivienda del Ecuador; Mauricio Marín, secretario de Territorio, Hábitat y Vivienda; Paola Pabón, prefecta provincial de Pichincha; y Juan Martín Cueva, secretario de Cultura de Quito.

Hasta el 18 de noviembre, la BAQ2022 estará fomentando la participación y el diálogo a través de sus ejes Académico, Concurso y Cultural, con el fin de generar una aproximación de la arquitectura a la dimensión de lo público e intercambiar enfoques sobre la unidad como la diversidad en el ejercicio de esta profesión.