Seleccionar página
Se realizó la última mesa redonda del Seminario Académico de la BAQ 2022. El enfoque giró en base al Concurso BAQ, que se constituye como un espacio de divulgación e intercambio de la práctica contemporánea de la arquitectura.

El Concurso BAQ es una convocatoria abierta a proyectos realizados en los últimos cuatro años con el fin de reconocer los aportes en la práctica de la arquitectura, el urbanismo, el paisaje, la teoría y la difusión arquitectónica.

La mesa redonda propuso por primera vez un espacio de discusión sobre las obras seleccionadas como finalistas de tres premios del Concurso BAQ 2022, Premio Nacional, Premio Panamericano y Premio Hábitat Social. Fue el espacio para debatir y generar un testimonio sobre el panorama representativo de la producción arquitectónica y urbana contemporánea del continente.

El debate fue moderado por Francisco Díaz, editor general de Ediciones ARQ y Revista ARQ, además, contó con la participación de dos críticos de la BAQ 2022: Enrique Walker y Marta Sequeira; y dos jurados del Concurso Bienal: Anna Bach y Carlos Betancur.

En la mesa redonda se discutió sobre las siguientes interrogantes:

  •         ¿Qué nos dice el panorama de la selección de obras finalistas sobre el estado de la arquitectura contemporánea de la región?
  •         A partir del panorama de la producción arquitectónica contemporánea presentada en la selección de finalistas del concurso BAQ 2022 ¿Qué búsquedas reconocen en ésta práctica?

Anna Bach mencionó que “lo que pretenden los premios bienales es producir referentes positivos, en un mundo complejo que produce referentes continuamente que son producidos por intereses económicos y de todo tipo, y que no siempre responden a la mejor calidad arquitectónica”. Así, considera que existe una responsabilidad importante de producir referentes que puedan ser modelos para futuros desarrollos.

Carlos Betancur añade que “es una selección de proyectos para representar en un contexto tan amplio y tan diverso; y evidencia mucho lo que valoramos nosotros como gremio”. También mencionó que “los proyectos son de escalas pequeñas, donde hay exploraciones con los materiales y estructuras, además que se encuentran en contextos aislados”.

 

Por otro lado, Marta Sequeira manifestó que “creo realmente que se está premiando la arquitectura que se está haciendo para innovar, hay siempre una parte de la producción arquitectónica de un país o un continente que puede ser un referente”.

Sobre los proyectos del Concurso,  Enrique Walker mencionó que “respondiendo a la pregunta de si lo que he visto se corresponde con la imagen de lo que esperaba que sería la producción de arquitectura en la región, creo que sí y no. No en relación a lo que se produce en la región, no es una línea de arquitectura de lo que se produce en las ciudades. Pero si es lo que esperaba que sería una selección de arquitectura de bienal”. Añadió que “la premiación tiene que ver con lo que se ha estabilizado de arquitectura”.

Para finalizar, Marta Sequeira añadió que “quienes tienen acceso a la arquitectura, no es representativo de la gente que habita el país y el continente.”

Las bienales son los espacios para premiar las arquitecturas que permitan generar referentes positivos, y de acuerdo a los expertos, la producción general del Concurso ha sido de muy buena calidad, muy diversa y de diferentes escalas.

Durante su trayectoria, el Concurso ha contado con la participación de más de 7000 proyectos, constituyendo una ineludible plataforma de visibilidad y proyección profesional. Es un espacio para visibilizar las obras construidas a nivel nacional, panamericano y mundial, permitiendo a sus participantes dar a conocer las últimas tendencias en el diseño y pensamiento arquitectónico.