Seleccionar página

Los conversatorios se constituyen como el espacio cumbre de la Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito, BAQ 2022, ya que presentan las últimas tendencias en el diseño y el pensamiento arquitectónico en la región panamericana.

El Teatro Demetrio Aguilera Malta de la Casa de la Cultura Ecuatoriana fue escenario de dos importantes conversatorios que, a través de casos puntuales, evidenciaron que la adaptabilidad arquitectónica ha estado presente a lo largo de la historia, siendo reflejo del cambio como comportamiento típico de la naturaleza humana.

Complejo Magnolio, reciclaje, ampliación y transformación

El Complejo Magnolio (Uruguay) se convirtió en el tema central de uno de los primeros conversatorios de la BAQ2022. La obra de Pedro Livni consiste en el reciclaje, ampliación y transformación de una casa existente en un complejo de medios para estudios de radio, una sala de espectáculos y un restaurante, espacios que cuentan con la posibilidad de funcionar de manera independiente, buscando dotar al edificio de una fuerte dimensión pública.

Este encuentro contó con la participación del autor, la moderación de la arquitecta María Samaniego (Ecuador) y la participación de una estudiante de la Universidad de las Américas, además de la intervención del arquitecto Carlos Zulueta, en representación de un equipo de profesionales peruanos,  y Marco Biragui (Italia) como crítico.

En su intervención, Livni comentó que “la relación de vacío o la dimensión urbana empieza a primar por sobre la dimensión arquitectónica de los objetos que constituyen diferentes relaciones humanas”. Con ello, se entiende la importancia de generar espacios públicos que son representados por medio de vacíos urbanos y a la vez, posibilitan el encuentro con estos vacíos entre las edificaciones para generar una mayor interacción social.

Asimismo, se realizó una comparación entre el Complejo Magnolio y la obra Hillside Terrace de Fumihiko Maki (Tokio), proyecto que consiste en un complejo comercial y residencial desarrollado en etapas, en correspondencia al cambio de circunstancias de su contexto.

“Ambas obras manejan un espacio polivalente que permite apreciar el sentido de integración entre lo existente y lo nuevo”, concluyó Biragui, quien además hizo hincapié en  que la arquitectura debe ser sensible y al mismo tiempo ser capaz de escuchar la historia.

 

Wine Rice Factory, sentido de comunidad y belleza estructural

El conversatorio sobre Wine Rice Factory, de DnA_Design and Architecture, dio a conocer más sobre esta fábrica de vinos construida en China. Sus espacios se relacionan con lo público y permiten que los ciudadanos y visitantes puedan apreciar las diferentes etapas del proceso de producción del vino. El hormigón y el ladrillo rojo se vinculan con el entorno mientras su bóveda le otorga singularidad y presencia al edificio.

El proyecto proporciona un espacio estandarizado para operaciones de producción a gran escala mediante la integración de talleres familiares en una unión colectiva. También promueve la agricultura ecológica, el turismo rural y las industrias de productos agrícolas especializados para acelerar el desarrollo y aumentar los ingresos de las aldeas, aportando sentido comunitario y la belleza de una estructura adaptada al paisaje.

Xu Tiantian, autora de la obra, participó de manera virtual. Mencionó que la “arquitectura nunca es solamente un objeto sólido, sino más bien un diálogo con la cultura y el paisaje”, refiriéndose a la densidad y el lenguaje de los edificios dentro de una zona que permite un punto de encuentro entre sus pobladores.

El análisis comparativo fue hecho por estudiantes de la Universidad Presbiteriana Mackenziez de Brasil. En este intercambio de ideas, moderado por la arquitecta ecuatoriana Michelle Herrera, también intervinieron destacados expertos nacionales como Shayarina Monard, Alexis Mosquera Rivera y José Enrique Pérez, además del arquitecto y crítico Cristhian Parreño, también de Ecuador, quien compartió su opinión desde una mirada histórica y teórica.

El conversatorio cerró con preguntas en relación a cómo se desarrolló el primer contacto con los habitantes del lugar, permitiendo a la conferencista destacar la colaboración colectiva de las familias cercanas a la villa para el desarrollo del proyecto.