Seleccionar página

William Curtis es uno de los críticos e historiadores de arquitectura más importantes del mundo. Ha viajado por casi todos los rincones del planeta y se ha paseado por diferentes oficios, tales como escritor, pintor, fotógrafo, informático y hasta agricultor. Todo esto lo convierte en un hombre de gran sabiduría y muchísimos temas de conversación.

Su nombre figuró en la lista de conferencistas invitados a la BAQ2022, evento en el cual pudo compartir sus opiniones sobre la arquitectura con estudiantes y profesionales. A través de su conferencia magistral, una de las más esperadas por los asistentes, expuso detalles sobre su libro “Le Corbusier: Ideas and Forms”, uno de los compendios más exhaustivos sobre la carrera del arquitecto suizo, considerado uno de los más claros exponentes de la arquitectura moderna.

Inició indicando que – en el caso de Le Corbusier – lo que él destaca es el mundo creativo que siempre le rodeó, el cual incluía arquitectura, urbanismo, pintura y libros, una fusión de temas que sirven de inspiración en el proceso de invención o desarrollo de cualquier proyecto y que ayudan en el hecho de conservar o transformar la arquitectura; manejar esa relación entre lo único y lo universal.

Durante su intervención, realizó una lectura y revisión de varias edificaciones dentro de las cuales se evidencia la presencia de los fundamentos “lecorbuserianos”, término en honor a Le Corbusier. Además, hizo un recorrido visual por estas obras, por sus plantas arquitectónicas, haciendo uso de secciones y fotografías. Incluso, dio mayores detalles de varias de estas construcciones paradigmáticas, dejando en evidencia una serie de posibilidades.

“Todas estas obras nos permiten observar que, a pesar de partir de la misma fuente, surgen trabajos distintos, edificaciones diversas en cuestión de formas, proyecciones y su relación interior / exterior”, manifestó. En el material expuesto se pudo observar la importancia de generar espacios sensoriales, elegantes y fluidos con definiciones y conexiones entre elementos precisos.

Asimismo, emitió un mensaje destinado a los estudiantes, resaltando el valor del estudio de referentes en distintos entornos y situaciones, los cuales permiten generar ideas y a la vez identificar problemáticas y lograr determinar ciertas especificaciones para  generar un proyecto.

“Es  necesario conocer fuentes, caso contrario es imposible partir de la nada y dar su propia identidad”, concluyó Curtis sobre el analizar obras canónicas para llegar a reflexiones transcendentales y encontrar influencias que van cambiando con el transcurrir del tiempo y de las generaciones.

Finalmente, dijo que las fotografías, dibujos e imágenes son un escenario para transmitir ideas, una referencia fundamental que también utilizaba Le Corbusier, y que en la actualidad deberían seguir siendo parte del ejercicio de la arquitectura.